jueves, 5 de noviembre de 2015

Características Generales de los Vampiros de Stephenie Meyer


¡Hola queridos Lectores!

Hoy voy a dedicar la entrada a los vampiros creados por Stephenie Meyer, en su mundo de Crepúsculo. Ya que poco tienen que ver con el folclore de los vampiros tradicionales. Los vampiros, fabulosas criaturas centrales de la Saga Crepúsculo, han existido en mitos locales y en la cultura popular durante siglos. Aunque los vampiros de la Saga comparten ciertas similitudes con los vampiros de las leyendas, tienen mucho más características únicas y habilidades sobrenaturales que son específicas del mundo de Crepúsculo.

Características Físicas:

En el universo de Crepúsculo todos los vampiros eran originalmente humanos. Como vampiros, conservan una similitud física muy cercana a su figura humana; las únicas diferencias perceptibles son una palidez general de la piel, un cambio en el color de los ojos y una belleza intensificada.

Reacción a la luz del sol:

Bajo la luz directa del sol, la disparidad entre humano y vampiro se vuelve más evidente. La membrana celular del vampiro no es tan blanda ni permeable como en una célula humana; tiene propiedades cristalinas que provocan que la superficie de la piel reaccione como prisma, dándole al vampiro un resplandor como de brillantes con la luz solar.

Belleza:

La belleza es un factor común entre los vampiros y se debe en mayor medida a esta piel cristalina. La perfecta tersura, satín e incluso el color de la piel da la ilusión de un rostro impecable. La piel reacciona de forma distinta a la luz, creando un efecto anguloso que realza la percepción de belleza. Además, la firmeza pétrea del cuerpo del vampiro crea un aspecto musculoso, haciendo que a un humano de cualquier talla le siente mejor su apariencia, más atlética, de vampiro. Un factor final tiene que ver con el temperamento; como los humanos, los vampiros también se ven arrastrados por la belleza. Cuando escogen a un humano para el proceso de transformación, los vampiros se sienten tan propensos como los humanos a ser incitados por un rostro y un cuerpo bello.

Palidez:

La pálida tez de los vampiros es producto del proceso transformador del banano vampírico. El veneno consume todo el pigmento de la piel humana conforme la va transmutando en una piel de constitución indestructible. No obstante el origen étnico, la piel de un vampiro será excepcionalmente pálida. El tono varía un poco, los humanos de piel más oscura adquieren como vampiros un matiz oliva apenas perceptible, pero la tonalidad clara sigue siendo la misma. Todas las formas de pigmentación de la piel (pecas, lunares, marcas de nacimiento, arrugas, cicatrices y tatuajes) desaparecen durante la transformación.

Color de ojos:

Mientras que todos los vampiros tienen una piel similar en su palidez, pueden tener una cierta variedad de colores de ojos. Los vampiros que no se han alimentado durante unas cuantas semanas tendrán el iris totalmente negro. Los vampiros alimentados recientemente tendrán los ojos de un rojo intenso si bebieron sangre humana, y el iris coloreado de oro medio si bebieron sangre animal. Los vampiros que apenas han sido transformados tendrán el iris de un rojo muy brillante, independientemente de la dieta (imágenes de izquierda a derecha). Es posible ocultar esta característica con lentes de contacto de color, pero el lubricante de los ojos de vampiro los estropea rápidamente; un par dura sólo unas cuantas horas. Todos los vampiros también presentan ojeras, círculos oscuros debajo de los ojos. Estas ojeras, como los iris cambiantes, denotan sed en un vampiro, se ven más oscuras y más obvias cuando el vampiro no se ha alimentado recientemente.


Cambio Físico:

Los vampiros se quedan detenidos en la condición en que hayan sido trasfigurados. No se vuelven mayores, ni más altos, ni más gordos, tampoco experimentan ningún otro cambio físico, incluyendo la inconsciencia (los vampiros nunca duermen). Las uñas de sus dedos y el pelo no crece. Su pelo no cambia de color.

Habilidades y Limitaciones:

Las habilidades físicas y mentales de un vampiro exceden por mucho las de un ser humano. Los vampiros pueden correr a más de ciento sesenta kilómetros por hora. Son capaces de levantar objetos cientos de veces más pesados que su propio peso. Sus sentidos se intensifican en una proporción similar, lo que les da la habilidad de ver, oír y oler las cosas que son imperceptibles para los humanos. Su piel es más dura que el granito, y eso se traduce en que sus cuerpos sean poco menos que indestructibles. Su mente trabaja muchas veces más rápido que la velocidad de la que son capaces los humanos, y todos los vampiros tienen una memoria perfecta.

Habilidades Sobrenaturales:

La mayoría de los vampiros se encuentran con que las características más significativas de su personalidad se intensifican con la transformación en vampiro, de la misma manera que sus aptitudes físicas se fortalecen, pero relativamente pocos son los que tienen habilidades que se pueden calificar como sobrenaturales. Sería más común que un humano con un amor por el conocimiento se convierta en un vampiro con una curiosidad académica insaciable, o que una persona con una profunda consideración por el valor de la vida humana se convierta en un vampiro con la fortaleza para evitar la sangre humana.

Sin embargo, unos cuantos vampiros desarrollan aptitudes adicionales que van más allá de lo natural. Esta habilidades extra se deben a dones psíquicos propios del humano original que se intensifican en el vampiro resultante; por ejemplo, alguien que solía ser muy sensible a los estados de ánimo de otras personas podría desarrollar la habilidad vampírica de leer los pensamientos o influir en las emociones. Una persona que tenía cierta cualidad limitada de pensamientos podría evolucionar en un vampiro con una marcada habilidad de ver el futuro. Un humano con un buen instinto para la cacería podría convertirse en un poderoso vampiro rastreador.

La proporción de vampiros dotados con talentos sobrenaturales respecto a los vampiros “normales” es mayor que la proporción de humanos psíquicamente dotados respecto a los humanos “normales”. Esto se debe al mismo factor de temperamento que resulta en más personas bellas que son seleccionadas para convertirse en vampiros. Los vampiros también se ven arrastrados por el talento humano cuando están buscando crearse compañeros. Algunos vampiros acechan activamente a las personas talentosas con la esperanza de utilizar esa habilidad extra en su clan.

Para escribir esta entrada he utilizado como referencia la “Saga Crepúsculo: Guía oficial ilustrada”.

¡Tened una feliz Lectura!

No hay comentarios:

Publicar un comentario