¿Por qué los Chinos siempre tiene tiempo? - Christine Cayol


¡Hola Criaturas! ^^

¿Qué tal todo? :O

Espero que estéis muy bien Criaturitas mías :D yo sigo progresando con el libro, pero sin precipitarme.

Hoy os traigo una reseña de un libro que recibí de parte de la editorial Urano en la plataforma de Babelio titulado ¿Por qué los Chinos siempre tienen tiempo? de la autora parisina Christine Cayol.

Me interesó mucho este libro porque si os fijáis, vivimos en una era en la que el que vamos siempre acelerados. Siempre con prisas, pendientes de llegar a tiempo a los sitios, de entregar dentro del plazo estipulado las tareas... Siempre tenemos la agenda a tope y no nos detenemos a pensar ni a desconectar, porque, aunque salgamos a correr, quedemos a comer con amigos o vayamos a clases de yoga, tenemos el chip puesto en nuestras obligaciones, no descansamos, no somos capaces de aparcar por un segundo nuestra ajetreada vida y contemplar un paisaje, la luz que se filtra en nuestra habitación por las mañanas...

Somos esclavos del tiempo, y el propio tiempo, ha sido, es y será igual y el mismo para todos desde que el mundo es mundo.

Hoy, somos presos de una sociedad que se caracteriza por la incertidumbre y el cambio, es por ello que nuestra concepción del tiempo, ha quedado obsoleta. Lo consideramos un objeto que se puede medir y cuantificar, le atribuimos un movimiento lineal que avanza inexorablemente. Y según inventamos más y más artilugios para ahorrar tiempo, echamos cada vez más en falta esos instantes de presencia y conexión que nos permiten planificar, crear y conectar verdaderamente con los demás.

¿Cuántas veces hemos estado en algún lugar que nos hace sentir en paz? ¿Cuándo ha sido la vez que nos hemos sentido a gusto y felices con el entorno y las personas que nos rodean? ¿Cuándo fue la ltima vez que nos sentimos en paz y nos permitimos el lujo de desconectar?

La respuesta a cada una de estas cuentiones, la encontramos dentro de nosotros mismos. Si no somos capaces de conocernos y de abandonarnos a esos lugares, esos sentimientos, no conseguiremos llevar una vida feliz y saludable, pero en especial, no estaremos en paz con nosotros mismos.

Yo descubrí que mis lugares de evasión, de desconexión y de reencuentro conmigo misma, son el mar y el puerto de Gandia. Este último, acompañada de mi chico, donde hablamos de todo y de nada. En esos lugares es donde me siento en paz, donde recargo las pilas y regreso a casa llena de energía, al igual que cada vez que miro hacia el precioso y despejado cielo azul que disfrutamos la mayoría de las veces aquí, en el Mediterráneo.

Poco a poco, estoy deconectando también del móvil, procuro utilizarlo solamente lo estrictamente necesario. Y cuando quedo con alguien, automáticamente quito los datos para centrarme y dedicarme a las personas, al paisaje a lo que sea. No me gusta vivir atada a un aparato que no deja de sacarme notificaciones.

Como bien explica el libro: "Nuestras miradas y nuestros gestos han cambiado, nuestros cuerpos también. Cada vez prestamos menos atención a las personas que estána nuestro lado. ¿Cómo percibir entonces sus inquietudes profundas, cómo seguir sus pensamientos? Vivimos encorvados sobre nuestros dispositivos, con la mirada dispersa, tan lejos de las personas que tenemos cerca, tan cerca de aquellos cuya presencia se diluye en la pantalla."

Quiero hacer hincapié en el fragmento anterior, porque muchas veces, pensamos que nuestros "amigos" son aquéllos con quienes hablamos a través de una pantalla. ¿Cuándo fue la última vez que hablatéis cara a cara con vuestra familia y amigos dedicándoles toda vuestra atención?

Pensad en cómo es vuestra vida ahora, porque en las horas postreras, cuando el tiempo nos falte de verdad, lamentaremos nuestra falta de presencia en los otros, nada más.

Sinopsis:

La idea de que el tiempo es oro domina la vida occidental. Tratamos de cuantificarlo, rentabilizarlo, aprovecharlo al máximo y, pese a todo, las horas se nos escapan entre las manos. ¿Es posible compaginar la vida moderna con un gestión del tiempo más sana, más espiritual, más flexible y racional? ¿Cómo moverse con calma y seguridad por un mundo que se transforma a una velocidad vertiginosa?

Para Christine Cayol, folósofa francesa afincada en China, la falta de tiempo es el mal de nuestros días. Inspirándose en la cultura oriental, presenta una forma distinta de abordar la vida, el futuro y las nuevas tecnologías: una visión del tiempo más flexible, con espacio para la incertidumbre, la conexión y la presencia sin renunciar al progreso.

El libro de moda en Francia, indispensable para comprender mejor la cultura china, pero también para cortar con la urgencia, la adicción a la inormación y la multitarea. Para crear, disfrutar y construir organizaciones a la altura de los nuevos tiempos.

¡Tened Felices Lecturas, Criaturitas! :D

Comentarios

  1. Hola, gracias por la reseña. Lo dejaré pasar, no acaba de llamarme.
    Nos leemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola J. J.! ^^

      ¡Gracias por pasarte y dejar tu comentario! :)
      Espero que más adelante, te animes a darle una oportundiad.

      ¡Nos leemos!

      Eliminar
  2. Hola un libro interesante gracias pir compartirlo. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Cecy! :)

      Me alegro de que haya sido de tu interés. :)
      Espero que le des una oportunidad. :)

      ¡Nos leemos!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares