jueves, 26 de noviembre de 2015

Rosalie Lilian Hale, Saga Crepúsculo - Stephenie Meyer


¡Hola queridos Lectores!

Hoy voy a hablaros de Rosalie Hale, la "hija adoptiva" del clan de los Cullen, ya que me parece que ella es uno de los personajes más interesantes, que a pesar de tenerlo todo, belleza, riquezas y la inmortalidad, ella quiere más. De modo que en la entrada de hoy, voy a exponer la vida de Rosalie para que podamos entenderla mejor.

Rosalie Hale fue la hija de un banquero y su esposa que vivían en Rochester, Nueva York. Por suerte, el banco en el que trabajaba su padre se mantuvo solvente hasta el fin del colapso bursátil y la resultante desaceleración económica. La Gran Depresión no impactó seriamente a la familia de Rosalie como hiciera con muchas otras familias menos afortunadas. Como quiera, sus padres tenían ardientes deseos de mejorar, de ascender a los círculos sociales de altos vuelos. Conforme Rosalie crecía y su belleza iba en aumento, sus padres anhelaban que su encanto les abriera las puertas a ellos.

Rosalie disfrutaba el orgullo que sus padres sentían por su apariencia, que su padre se complaciera en comprarle hermosas prendas de ropa, la envidia de sus amigas y la admiración de cada hombre con quien se cruzara en el camino. El resultado de toda esta atención fue que Rosalie tendiera a ser narcisista y más bien superficial, enfocada a cosas materiales.

A los dieciocho años, Rosalie era considerada la chica más hermosa en Rochester, y posiblemente de todo el estado de Nueva York. Su familia era moderadamente próspera y a ella no le faltaba nada. Rosalie no envidiaba a nadie... excepto a su amiga Vera. Vera tenía un esposo que la amaba y un pequeñito, el más adorable de los bebés, Henry. Rosalie deseaba tener un esposos y un bebé propios. Cuando Rosalie captó la mirada de Royce King II, el hijo del hombre más rico de Rochester, creyó que estaba en el mejor camino para tener absolutamente todo aquello con lo que había soñado. Sus padres rebosaban de alegría; siguió rápidamente un torbellino de cortejo y planes para una extravagante boda.

Una noche, una semana antes de la boda, Rosalie iba caminando a casa después de hacerle una visita a su amiga Vera. A unas cuantas cuadras de su calle escuchó la risa ebria de un grupo de hombres. Un momento después se dio cuenta de que uno de ellos era Royce.

Nunca antes había visto a Royce borracho, y no conocía el lado oscuro de su carácter. Royce y sus amigos la agredieron y violaron brutalmente. Creyéndola muerta, la abandonaron en el camino.

Momentos después, Carlisle Cullen encontró a Rosalie y la transformó para salvarle la vida. Él esperaba que Rosalie pudiera ser una compañera adecuada para Edward, pero ellos nunca se vieron el uno al otro de esa manera, aunque ambos llegaron a quererse como hermanos.

Una de las primeras cosas que Rosalie hizo como vampiresa fue vengarse de Royce y sus amigos. Ella acorraló y dio caza a sus atacantes uno por uno, y dejó a Royce al último porque quería que sufriera psicológicamente por el miedo de saber que algo indescriptible lo acosaba y vendría a por él. Ella torturó a todos sus agresores hasta matarlos, pero no se bebió su sangre; le repugnaba la idea de tener parte alguna de ellos en su interior. Ella y Carlisle son los únicos vampiros del clan Cullen que nunca han matado a seres humanos por sangre.

No obstante que la venganza fuera satisfactoria a su manera, Rosalie permaneció profundamente infeliz en su vida de vampiro. Extrañaba enormemente a su familia humana. Más que eso, la oportunidad de tener lo que más anhelaba -un esposo que la amara y un bebé propio- le había sido arrebatada junto con su humanidad.

Dos años más tarde, la vida de Rosalie cambió. Mientras los Cullen vivían en Tennessee, ella descubrió a un hombre, Emmett McCarty, que estaba siendo vapuleado por un oso en el bosque. Algo en aquel hombre le recordó al pequeño hijo de su amiga Vera, y Rosalie no quiso que muriera. Lo rescató y se lo llevó a Carlisle, a quien le pidió que lo transformara, aunque ella odiara su propia existencia vampírica y supiera que su petición era egoísta.

Pero Emmet no vio a Rosalie como alguien egoísta; se enamoró de ella y se adaptó fácilmente a la vida de vampiro. Él y Rosalie se casaron pronto, y lo hicieron durante décadas. A Rosalie le encantaba ser el centro de atención como la novia, y Emmet amaba hacerla feliz. En algunas ocasiones, los dos han vivido como pareja lejos del resto de la familia Cullen.

Conclusiones: debido al ansia de prestigio social de la familia de Rosalie y ver en ella su billete
para conseguirlo, hicieron de ella una mujer superficial, materialista y egocéntrica, pero pese a tenerlo todo y ser una mujer deseada, ella no estaba satisfecha, pues envidiaba a Vera. Rosalie ha sido una especie de Helena de Troya solo que por ella no se ha destruido una ciudad ni ha causado un millar de muertes, sino que provocó su propia destrucción.

Fuentes: "Saga Crepúsculo: guía oficial ilustrada", "Los tesoros de la Saga Crepúsculo" y "Eclipse"

¡Tened una Feliz Lectura!

No hay comentarios:

Publicar un comentario